lunes, 27 de abril de 2009

Superbloggers y vaga-bloggers

En anterior oportunidad, me he referido a algunos exponentes de bloggers cuya dedicación, creatividad y seriedad admiro profundamente. Sin existir alguna clase de resentimiento o envidia en mis palabras, los denominé ‘superbloggers’ por esa admiración que me generan. De otra parte, me referí a otra clase de bloggers que por alguna razón, sea por contenido, por estilo o por la falta de dedicación a su blog he denominado ‘vaga-bloggers’. Con un gigantesco mea culpa, me envío un poderoso autopicotazo, toda vez que los últimos dos meses han sido para esta Gaviota meses de hibernación, y cuasi-catalepsia.

Algunos de mis amigos bloggers han estructurado algunos ingresos relativos a las reglas que deben cumplirse si se tiene siquiera la pretensión de ser un blogger serio. Dentro de las primeras de estas reglas se encuentra aquella según la cual, deben existir ingresos periódicos al blog. Por mi parte, pensaría que la periodicidad de ingresos es un tema más de costumbre que de frecuencia. Me explico. Algunas bitácoras cuentan con actualizaciones diarias, y otras incluso se actualizan en razón de horas. Algunas otras, también de gran calidad y de importante popularidad, no se actualizan con tanta frecuencia, pero le permiten a sus lectores contar con cierto margen de maniobrabilidad, de forma tal que pueden predecir cada cuanto tiempo se actualizará la bitácora que siguen. He roto esa regla. Inicialmente, cuando se inauguró este blog en el mes de julio de 2008, realizaba ingresos cada 2 o 3 días, de forma tal que podía contar con un total de 11 ingresos aproximados cada mes. Creo que entre los meses de marzo y abril, sumados, no llego a la mitad. Pecado mortal para un blogger.

Eso parece ser un consenso, pero quizás no sea tan evidente el porqué de ese consenso. ¿Qué relevancia tiene el nivel de lectura de un blog en cuanto a la calidad del contenido del mismo? Tal vez ninguna. Sí considero, y creo que a raíz de la reunión sostenida con los blawggers bogotanos he reafirmado esta posición, que constituye una conditio sine qua non para todo blogger, el tener un ego, cuando menos, moderado. Ese día procuré incitar a mis amigos bloggers a que me refirieran sus experiencias en ese sentido. Indagué un poco acerca de los sacrificios que implica ser constante y juicioso en la administración del blog. Pretendí plantearle a Mariana Jaramillo (la psicóloga del grupo) que me ayudara a esquematizar un perfil psicológico del blogger. Quizás no era el momento oportuno, y por eso me reservé la inquietud en su momento. Aún así, la duda persiste. ¿Qué es aquello que nos lleva a escribir como lo hacemos?

En otra de mis migraciones a blogs extra-jurídicos, recuerdo haber observado que muchos de los ingresos dedicados a introducir al lector un poco a la blogósfera, tratan estas bitácoras como una especie de diario personal en el que el blogger realiza ingresos periódicos para expresar algo. Me pareció curioso, y aún me resulta así, que se tomen los blogs como diarios. Personalmente, no considero que lo sean, pero no descarto que así sea. Otros tantos consideran que el blog es una especie de foro, en el que el blogger es una especie de moderador de un debate que curiosamente, no está en sus manos. Un tercer grupo se vale de esta herramienta para publicitar sus hobbies. Algunos otros consideran el blog como un mecanismo alternativo a los medios de información tradicionales, es decir, como una especie de combate de prensa Vs. blogs.

Considero que el tema de la naturaleza del blog sigue estando abierta a muchas posibilidades. Incluso no se puede descartar la utilización del blog como empresa. Cada vez más considero que el blog es un canal y no un producto. El resultado depende de lo que con él se haga. Por ello, me resulta cuando menos inquietante, observar desde ya una serie de ingresos por parte de los ‘expertos’, a los que yo rebautizaría ‘críticos estrella’ (quienes siguen mi blog entenderán a qué me refiero con ello), que ya sentenciaron de muerte a los blogs. Pareciera ser que, según ellos, deberíamos empezar a capacitarnos como cazadores de mariposas, o como coleccionistas de estampillas, puesto que la blogósfera se acabó.

Como ya no estamos de moda, entonces lo que escribamos resultará irrelevante… No creería que la creciente censura en materia de blogs sea consecuente con este diagnóstico. Por el contrario, considero que el blog es una herramienta de singular utilidad, y que tal vez no hayamos explotado correctamente. En el caso particular de los B.I.´s la bitácora individual constituye una especie de planeta que gira incesantemente en torno a un centro luminoso poderoso, que llamamos nosotros ‘derecho’. Cada planeta cuenta con una órbita única, exclusiva y plenamente diferenciable. Los tiempos son propios y su lógica también lo es. Por ello es que debe aplaudirse a estos superbloggers que se esfuerzan constantemente por lograr que su bitácora se mantenga en órbita y que cada vez resulte más interesante para todos los alienígenas que quieren ingresar a ella.

El derecho cambia, la hermenéutica también, y la filosofía es un constante caudal de ideas en confrontación y contradicción. Escribir y administrar un blog es materializar una energía interna, una pasión amorfa en una obra que para su autor cobra pleno significado, pero que también cuenta con una pasión externa, vertida por los lectores que se nutren de estas ideas y quieren exponer, en muchos casos, las propias. Vaga-blogger es quien cree que ante un infinito número de posibilidades de expresar su pasión, considera que no hay más que escribir, o que su aporte es insignificante en un mundo en el que cada cual cree tener la razón.

Aquí, y ahora, cuando parecería irremediablemente claro que el conocimiento no se transforma, ni se genera, sino que se destruye, son estos espacios un ícono más que permitirán mostrarle a la humanidad, que la comunicatividad, que nos ha caracterizado desde que existimos como especie, es un factor que debe encauzarse nuevamente a la superficie, venciendo las aguas turbulentas de la crítica sin sentido. Sobreponerse a la visión peyorativa de algunos, es parte de la función que cumplimos cuando publicamos algunas letras que pueden significar todo y nada, pero que de todas formas, siempre serán mucho. En derecho, ello siempre será ganancia. Saludos a todos los superbloggers, y adelante con sus respectivas gestas.

7 comentarios:

Gonzalo Ramirez Cleves dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Gonzalo Ramirez Cleves dijo...

Mi querida Gaviota, muy bueno el post, sobretodo las reflexiones sobre la imposibilidad de clasificar los blogs dentro de una sola categoria o modelo y más bien como un medio de comunicación y no como un fin en si mismo.

Yo creo en la importancia de los buenos posts, la abundancia a veces empacha, no importa el número de entradas que como te dije en la reunión de blawggers bogotanos, depende más del azar de google... Si instalas el artilugio fidjet te daras cuenta de ésto...

Un buen post cuesta trabajo y dedicación, pero el esfuerzo y la dedicación es la manera estoica de construir la sabiduria... Lo dificil es hacer una reflexión profunda en un tiempo de prisas e inmediatez, que las torturas de Guantánamo, que la gripa porcina, que muríó un personaje célebre, que la última tutela o el concepto del procurador... Anotar lo que se va a hacer para postear después, darse respiros, pero también aprovechar los momentos de inspiración y de tiempo es mi manera de postear... No me considero un superblogger, sino un normalblogger... Y no creo todavía que vayamos a fenecer... Nos queda mucho ego...

Gaviota dijo...

Apreciado Gonzalo,

Interesante lo que planteas del normalblogger. Sin embargo, considero que todos parecemos tener algún gen recesivo oculto que nos permite estar lejos de lo normal, y más en lo paranormal.

En cuanto a lo del diagnóstico de muerte, ya veremos. Estoy convencido, igual que tú, que nos queda mucho ego por derrochar en buenos posts, y soy un convencido de que superaremos la expectativa de vida que se nos brinda.

Un abrazo, y gracias por el interesante comentario.

fbarbosa dijo...

Buen post. Creo que los blogs son el reflejo del día a día del autor. Me explico. En mi caso he utilizado Margen cultural para decir lo que pienso, quiero o necesito. Es una puerta de salida a las múltiples cosas que me pueden sobrevenir. En el caso de mi blog Margen cultural en este año no he incluído muchos post porque no he tenido mucho tiempo para hacerlo. De hecho tengo muchos pendientes entre ellos, la visita que hice a 7 castillos de la loire que empatan muy bien con tu post postumo a Druon que nos maravilló con los reyes malditos cuya trama se desarrollo en las tierras de la Loire.

Sobre la temática, me pregunté al momento de ponerle un nombre al blog si iba a ser un blog jurídico o no. La respuesta es que no porque justamente me apasionan muchas más cosas y, por ello, me parecía muy limitado. Es decir, el blog en el fondo muestra una unidad temática o una multiplicidad siendo aceptable cualquiera de las dos en el marco de su calidad.

Más allá de los super-bloggers o los vaga-bloggers, creo que deberíamos referirnos a la finalidad de ciertos Blogs y al interés que suscita en cada lector ese blog. Como ves, el tema sigue siendo complejo,

Un abrazo,

Francisco

Inmates dijo...

Creo que varios blogger de exito han invertido no solo tiempo sino tambien dinero para autopromocionarse.

Abrirse paso en la blogosfera unicamente a punta de buenos escritos, es tarea imposible.

Un saludo y coincido en varios puntos contigo.

Gaviota dijo...

Francisco,

Me pareció una decisión sabia lo del nombre del blog, porque no solo de derecho vive el blawgger. Además, considero que es importante para el blog que su creador pueda realizar un aporte personal que no sea el resultado del manejo de conceptos jurídicos aprendidos en clase.

No estoy del todo de acuerdo en cuanto a la afirmación de la finalidad, puesto que la finalidad puede ser muy clara, y bastaría para ello utilizar un gadget y explicar en un párrafo la finalidad del blog. Creo que lo fundamental es la construcción periódica del mismo.

Para mí lo más interesante es que el hilo conductor depende mayoritariamente del blogger y no tanto de un fin preestablecido. Es un espacio dinámico que permite experimentar.

Me interesa mucho lo que tengas que decir acerca de la Loire, por la razón que expresas, y además porque toda la vida he tenido un interés especial por los castillos.

Gracias por tu aporte, y estoy seguro que volveremos a tocar el tema más adelante. Un abrazo.

Gaviota dijo...

Gracias por el comentario Inmates, y bienvenido a este espacio. Me interesaría conocer los puntos en los que coincidimos,pero particularmente los puntos en los que no, porque presiento que es a partir de estos donde podemos llegar a ciertas conclusiones en materia de blogs.

Creo que es importante destacar ese aspecto económico que para muchos resulta vital. Sin embargo, creo que para esa clase de blogs, el dinero es medio para recibir dinero. No conozco muchos bloggers que inviertan importantes recursos a cambio de ser leídos, con la única excepción de quienes también publican en medios tradicionales.

Gracias por comentar. Revisaré en datalle tus blogs. Muchos saludos.