domingo, 9 de mayo de 2010

Elecciones Presidenciales III: Noemí Sanín

Anotación Previa

Como han podido observar, entre la publicación de mi análisis sobre la campaña de un cadidato, y la elaboración de la siguiente, estoy permitiendo un espacio prudencial de 4 días con miras a que quienes estén siguiente esta ‘serie’ puedan revisar con calma el escrito.  Como lo anuncié desde la entrada anterior, hoy le corresponde el turno a la candidata por el Partido Conservador, Noemí Sanín.

La candidata

El nombre de Noemí Sanín, sin duda, a pesar de su amplia trayectoria profesional, se liga a las relaciones exteriores del país.  Habiendo ocupado unas de las embajadas de mayor complejidad, ha logrado obtener resultados altamente satisfactorios en esas gestiones emprendidas.  Este punto constituye su principal fortaleza respecto de los demás candidatos, y ella lo sabe.  Tal vez por ello es que en su página web (la de la campaña), se puede fácilmente obtener acceso a un resumen de su hoja de vida, con la posibilidad de bajar el documento en formato .pdf.

Esta abogada paisa, egresada en pregrado de la Universidad Javeriana en Bogotá, cuenta con una especialización en derecho comercial y financiero, habiendo sido fellow de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos.  Le han otorgado dos doctorados honoris causa, uno de ellos por la UNAB, en Bucaramanga, y otro más por parte de la universidad Sokka Gakai, en Japón.




Imagen tomada de:  www.radiosantafe.com

Conviene señalar que la candidata cuenta con experiencia en el sector financiero, destacándose su presidencia del Banco Colmena, en donde (según lo señala en su hoja de vida) fue precursora de las medidas que hoy se enmarcan dentro de la responsabilidad social corporativa.  También se desempeñó como Presidente de la Corporación Financiera de Colombia.  Ha ocupado un sinnúmero de cargos como miembro de junta directiva de importantes entidades en Colombia.

En el campo político, Noemí Sanín inició trabajando como asistente en el Ministerio de Gobierno (hoy Ministerio del Interior y de Justicia), siendo posteriormente nombrada como Ministra de Comunicaciones en el gobierno de Belisario Betancur.  Durante este periodo se dio la toma del Palacio de Justicia por parte del M-19, lo que ha generado numerosas críticas a la hoy candidata por su decisión de transmitir un partido de fútbol durante la toma, aislando al país de lo que realmente estaba ocurriendo, tema respecto del cual ella no ha querido reconocer error de su parte, y ha mencionado en un debate reciente que volvería a tomar medidas de ese tipo si la seguridad del país así lo requiriese.

Aparte de estos episodios, Sanín ha ocupado cargos diplomáticos de importancia.  Ha sido Canciller de la República (durante el gobierno de César Gaviria), ha sido embajadora ante Venezuela, cargo que ocupó justo antes de ser nombrada Canciller.  Fue nombrada embajadora ante el Reino Unido, bajo el gobierno Samper, cargo en el que no se desempeñó por mucho tiempo, dada la crisis jurídico-política que atravesaba el entonces Presidente Ernesto Samper.  Luego habría de ocupar el mismo cargo, pero bajo el gobierno del actual Presidente.  También se desempeñó como embajadora ante España, justo antes de ocupar el cargo ante el Reino Unido en el gobierno de Uribe II.

Noemí Sanín es vieja conocida de la contienda presidencial, siendo esta la tercera vez que lanza su aspiración a la Presidencia, ya que para las elecciones de 1998 y de 2002 fue candidata a este cargo.  En la primera de esas contiendas, su fórmula vicepresidencial era el hoy candidato por el Partido Verde, Antanas Mockus.


El programa

Debo confesar que he quedado gratamente sorprendido por el programa de Noemí Sanín en cuanto a su aspecto formal.  La candidata ha elaborado una especie documento-folleto de 23 páginas que contiene su programa presidencial.   Redactado al mejor estilo de los procesos de acreditación de calidad, únicamente le restó incluir cuáles serían los indicadores que manejaría, y cómo operarían estos.  Por lo demás, es juiciosa al momento de redactar los planes específicos, incluyendo las metas propuestas y la forma de alcanzarlas.

En cuanto a las cuestiones de fondo del programa, teniendo en cuenta la cantidad importante de temas que logra abarcar, intentaré realizar un resumen de algunos de los puntos que he considerado importantes destacar, sin perjuicio de que puedan revisar directamente el programa en la página web de la candidata (www.noemipresidenta.com).  Podríamos, preliminarmente señalar que la candidatura de Noemí se fundamenta en construir un país de clases medias.  Así lo señala en varios apartes del programa, iniciando por la ‘Visión’ del mismo.

Como elemento fundamental de su desarrollo, parte de que se requiere construir sobre lo construido, y que no es sano pensar que cada vez que haya un cambio de gobierno se requiere cambiar absolutamente todo.  Coherentemente con este punto de partida, es importante destacar que metodológicamente, Noemí Sanín parte de muchas cifras oficiales que son tomadas como punto de partida para desarrollar sus propuestas.  Si bien se siente un elemento político tradicional en la medida en que el documento es un océano de promesas, no son promesas vacías y sin contenido, y cuando menos, el potencial elector cuenta con una serie de parámetros para poder comparar entre lo propuesto y lo hecho.

Como característica del programa, debe señalarse que es una propuesta ambiciosa, en la medida en que ‘numéricamente’ Noemí se cree capaz de mejorar (y de qué manera) todos y cada uno de los indicadores de los que ha partido inicialmente.  Para ello, ha asumido unos retos específicos, cuales son:  1)  Mayor seguridad.  2)  Generación de empleo.  3)  Aceleerar la economía y bajar el costo de vida.  4)  Promover la construcción social.  5)  Derrotar la conrrupción.

Respecto del primero de los retos, considero que su propuesta es ‘normal’, pues es seria, mas no deslumbrante.  Lo mismo puede decirse de su quinto reto.  En cuanto a la generación de empleo, maneja dos ideas que sabe desarrollar debidamente a lo largo del programa.  En cuanto a su contenido, basta decir que busca promover el emprendimiento y ‘normalizar’ el problema de empleo.  Me pareció destacable la forma como piensa enfrentar el problema económico, aunque pareciera existir cierto punto de partida como es evitar la ‘enfermedad holandesa’ por los efectos de una pronunciada revaluación del peso.  Su propuesta de construcción social, por el contrario, me dejó mucho que desar.


Algunos de los órganos u oficinas que crearía Noemí:  Ministerio de la Seguridad Ciudadana, Ministerio del Interior, Ministerio de Justicia, Ministerio de Ciencia y Tecnología, Defensoría de la Salud, Alta Consejería para la Reconstrucción Social. (fusionando la Alta Consejería para la Reintegración con la Alta Consejería para la Acción Social), y un sinnúmero de fondos, como de compensación regional, por ejemplo.

Como se observa, la apuesta de Noemí es hacia el expansionismo del aparato estatal, y en cierta forma (pues por el nivel de detalle no es posible asegurarlo) se busca un modelo de intervencionismo estatal en la economía. 

Comentario especial merece la importancia que le da Noemí Sanín a la tecnología, tanto para efectos de desarrollo económico y educativo, como para efectos del manejo del gobierno.  El acceso a banda ancha y el mejoramiento de la misma, la propuesta por la conectividad en las escuelas, es de destacar.  También resulta destacable la importancia que le da al manejo ambiental durante su eventual gobierno, aspecto que no ha sido debidamente tratado por los gobiernos que anteceden.

En materia de educación, sin duda Noemí le apuesta a fortalecer la educación técnica y tecnológica.  No se observa en su campaña mención especial a la educación académica en universidades, y en varios apartes menciona el fortalecimiento del SENA y la necesidad de capacitar a miembros de la fuerza pública y a bachilleres para su desarrollo laboral en estos campos, situación que considero favorable, en la medida en que la educación técnica ha sido ciertamente omitida o disimulada, enfocándose la mayoría del discurso en educación dentro del ámbito de lo académico-profesional.

Conviene resaltar que hay dos aspectos ‘curiosos’ del programa.  De una parte, se maneja un concepto de seguridad y de corrupción muy parecido a lo que hubieran planteado los hoy candidatos por el partido verde.  Se utilizan términos como ‘recursos sagrados’ para referirse a los recursos, públicos, frase que identifica claramente a Mockus, y la ‘seguridad ciudadana’, frase que acuñaba como propia Sergio Fajardo, hoy candidato a la Vicepresidencia por el partido Verde.  Así mismo, algunas propuestas de manejo judicial de la corrupción, coinciden con aquellas planteadas anteriormente por Germán Vargas Lleras.

Por último, es necesario criticar un par de aspectos que para muchos no tienen trascendencia, pero que para esta gaviota, sí lo tiene.  Muchas de las propuestas de Noemí se relacionan con temas que ya existen.  Por ejemplo, en materia de justicia se propone implantar la oralidad en materia laboral, civil, administrativa y de familia.  Muchos de estos temas están en marcha.  También piensa crear ‘por primera vez’ un indicador en materia de impunidad, indicadores que hoy ya existen. 


Los debates

Además de las reyertas al interior del partido, que le han ocasionado un grave daño a la campaña de Noemí Sanín, el punto más débil de la candidata ha sido su desempeño en los debates.  Además de incurrir en un discurso de política tradicional basado en promesas, y en intentar golpear el corazón de los televidentes, ha mostrado lados flacos en temas que de conformidad con su programa, la candidata muestra como que manejara a la perfección.

Recordarán los lectores que recientemente Noemí lanzó una fuerte acusación contra el candidato Juan Manuel Santos, en el sentido de estar ofreciendo puestos a otras personas para intentar sonsacarlos de su lista de seguidores.  Particularmente hizo referencia al director del SENA, quien posteriormente la desmintió, haciéndola quedar como chismosa, como atrevida y como indelicada.

Con el mismo candidato, en otra oportunidad, se vio en la situación de tener que responder a preguntas propias de asuntos de Hacienda y de Macroeconomía, como es el caso de la revaluación del peso.  En su momento, Santos solicitó que Noemí explicara cómo se enfrentaría a este problema bajo un eventual mandato suyo.  La candidata lamentablemente no supo responder la pregunta directamente y se desvió hablando de la ‘enfermedad holandesa’, y mencionó algunos datos que no eran pertinentes respecto del tema planteado.

Esto último genera dudas toda vez que ella parte de su amplia experiencia en materia de gerencia y administración de instituciones financieras, entidades que deben lidiar día a día con esta clase de problemas en materia económica.  Pareciera que si bien maneja ciertos aspectos de la economía con propiedad, los asuntos de Hacienda Pública no son su fuerte.  Esto último, por sí solo, no pasaría de ser anecdótico, de no ser por el hecho que Noemí está planteándose metas ambiciosas en ese ámbito específico, lo que genera dudas acerca de la posibilidad de cumplirlos, más aún si se tiene en cuenta que piensa expandir el Estado con la creación de Ministerios, comités interinstitucionales, Defensorías, y demás, lo que implican un importante impacto en materia presupuestal.

Otra de las razones por las que Noemí se ha visto perjudicada en los debates, es porque no ha sabido ‘capotear’ debidamente dos críticas fuertes que se lanzan en su contra.  La primera de ellas hace referencia a las decisiones por ella tomadas al momento de presentarse el ataque del M-19 contra el Palacio de Justicia.  La segunda de ellas se refiere a la facilidad con que se une a proyectos políticos tan disímiles como los de Belisario Betancur, César Gaviria, Ernesto Samper (así fuera por corto tiempo), Álvaro Uribe, y Andrés Pastrana, quien es cabeza visible del partido que actualmente ella representa.

Sí ha sabido sortear, en cambio, la crítica lanzada por su gestión como embajadora en los diferentes gobiernos.  Al mencionar que estos son asuntos de Estado, y no de favoritismos políticos, ha respondido correctamente, aunque quede la duda del porqué aceptar nombramientos de gobiernos tan diferentes, e incluso antagonistas entre sí.  Eso demuestra un manejo técnico de la problemática que otros candidatos no han sabido sortear en temas similares.


¿Sabía usted?

El programa de la candidata por el Partido Conservador contiene muchos datos que podrían hacer de este segmento, algo interminable.  Por ello, he agrupado algunos de ellos en un solo numeral por considerar que son temáticamente relacionados.

a.        Propone crear el ‘Plan Soldado Colombia’ dedicado a la capacitación integral de los miembros de la fuerza pública, tendientes a convertirlos en profesionales y futuros empleados útiles para la sociedad.
b.        Noemí se compromete a generar un crecimiento del PIB (Producto Interno Bruto) por el orden del 7% anual, logrando así constituir un país de clase media.
c.        El compromiso de la candidata es reducir el desempleo al 7,5% y generar 1´500.000 empleos, a la vez reduciendo la informalidad en el empleo al 30%.
d.       La candidata Sanín se compromete a dotar a cada nuevo estudiante de bachillerato con un computador portátil.
e.        Propone la creación de bonos hipotecarios como forma de financiamiento de vivienda.
f.         Se fija como meta la reforestación de 30 mil hectáreas anuales en zonas de alta degradación de suelos, y pasar de 10% al 50% en la cobertura de tratamiento de aguas residuales.
g.        Los índices de pobreza, según su programa, bajarían del 46% al 30%.
h.        Aunque el programa no lo dice, Noemí se ha comprometido a crear el Ministerio de la Mujer.