miércoles, 30 de octubre de 2013

Blog Action Day 2013 - atrasado: ¿Son justos los derechos humanos?

Este año me había comprometido a escribir para el Blog Action Day, que pasó hace ya varios días.  Me disculpo con los organizadores del evento, pero nuevamente por culpa de mi alter ego, resultó imposible poder cumplir. No tenía claro si escribir un ingreso retroactivo tendría algún tipo de sentido, y estaba convencido que lo mejor sería no hacer nada al respecto.  Finalmente, por algo se llama Blog Action Day y no Blog Action Month.

Sin embargo, en la tarde de ayer mi otro yo acudió a un evento en la Universidad Externado, a invitación de Gonzalo Ramírez Cleves.  El evento era el lanzamiento de un libro titulado "Comercio justo, globalización y medio ambiente".  El amigo Gonzalo es uno de los dos editores de ese texto.  Uno de los invitados al lanzamiento, quien tuvo la oportunidad de exponer sus impresiones sobre el texto, fue el profesor de esa universidad Juan Carlos Lozano.  Una de las cosas que mencionó el profesor Lozano, es que uno de los elementos que debe abordarse interdisciplinariamente es la manera en que afecta la actuación de las corporaciones y de los Estados el fenómeno de la globalización.  Cada vez más pierde protagonismo el Estado y cada vez más adquieren poder las multinacionales.

El concepto de derechos humanos, en cambio parece que se encuentra enquistado en la relación Estado-ciudadano en la que muchos ciudadanos todavía se mueven.  Si algo ha demostrado el siglo XXI, en lo poco que lleva de iniciado, es que el Estado ha dejado de ser el gran protagonista del escenario mundial y global.  "Si no me gusta lo que dice o hace un Estado, me voy a otro cuyas reglas me sirvan".  Ese parece ser un pensamiento cada vez más generalizado. Cómo es posible entonces garantizar tanto (porque garantizar todo lo que se pretende garantizar es bastante, si se tiene en cuenta las condiciones del mundo hoy).



La reflexión que he querido digerir, y que me gustaría compartir con los lectores de este espacio, es precisamente que la noción de derechos humanos no está siendo justa.  No sólo no parece justa porque parece ir más allá de lo que podría realmente garantizarse incluso a personas aventajadas.  La garantía de trabajo, de educación, de una vida digna y de la libertad, parecen cada vez más utópicas.  ¿Es acaso justo decir que se garantiza algo que no es posible garantizar?

De otra parte, me gustaría igualmente pensar que el concepto de derechos humanos que hoy en día retomamos es claramente injusto porque únicamente le asigna la carga de su cumplimiento al Estado, y más aún, a los gobiernos.  ¿Puede realmente hoy en día algún Estado de un país como Colombia exigirle algo a entidades tan poderosas como los bancos o las empresas multinacionales de las que depende la economía nacional?.  Más aún, ¿pudo alguna vez hacerlo? 

La justicia no se trata simplemente de hacer o decir algo que parezca correcto o deseable, sino de hacer y decir algo que realmente podemos lograr, si bien no en ese momento, en un futuro, con una estrategia seria.  El mundo se ufana en la actualidad de proponer acabar al pobreza, o el SIDA, o el hambre en 20 años (parece mucho tiempo).  Transcurridos 18 años, empezamos a estudiar por qué razón no pudimos hacerlo, y la gente sigue igual de desatendida como antes.

¿Puede catalogarse como 'justo', algo que no atiende a la realidad psicológica de la humanidad, que desatiende la inversión de la distribución del poder en el siglo XXI, y que vive de un discurso filantrópico? Mi voto, por supuesto, es que NO.