viernes, 16 de enero de 2015

Eficacia - Eficiencia - Vagabundería

El derecho administrativo es casi tan bonito como el derecho penal.  Sus principios son casi iguales de hermosos, y adicionalmente se suele cumplir en mejor medida lo que la ley prevé, aunque sigue siendo un desastre.  Recuerdo, en la época de universidad haber (como en toda materia jurídica), los principios de la función administrativa.  Uno de ellos hacía referencia a la "eficacia", entendida como la consecución del cumplimiento de las finalidades trazadas por la administración; es eficaz una medida que cumple con la causa que le ha dado origen.

Sin embargo, también la función administrativa prevé que la administración de justicia actúe de manera eficiente, es decir, que se pueda cumplir con la finalidad prevista en la norma, pero bajo una lógica económica según la cual se maximiza el resultado con el menor costo posible.  Es posible ser eficaz pero profundamente ineficiente.  

Por ejemplo, para efectos de evitar la comisión de delitos en un municipio, es posible: a) Aumentar la fuerza pública; b) decretar el toque de queda para minimizar la potencialidad de victimización; c) Detener preventivamente a las personas que deambulen por la calle en actitud sospechosa; d) Subsidiar a los ciudadanos para evitar que tengan que recurrir al delito como modus vivendi.  Sin duda, estas medidas podrían todas contribuir a la reducción de la delincuencia, luego podrían ser todas entendidas como medidas eficaces, pero quizá no podría concluirse que son medidas eficientes.


En Colombia se ha dicho que la delincuencia urbana es elevada.  Los anuncios de aumento de pie de fuerza se hacen palpables.  Más policías en la calle parecería en principio ser una medida razonable para lograr estos objetivos.  Sin embargo, observen las fotos y pregúntense si es eficiente una disposición del pie de fuerza así.  Ambas fueron tomadas por esta gaviota en zonas de la ciudad con problemas de seguridad a todo nivel.



El gran problema es que esta escena se repite por toda la ciudad.  Si usted, como yo, ha respondido a la inquietud diciendo que esto es ineficiente, probablemente concluirá con facilidad -como lo he hecho yo- que la administración no es eficiente en la lucha contra la inseguridad en las ciudades.

¿Será siquiera eficaz? 

...

...

La charla parece ser buena...